Espacios trabajo saludables

Espacios de trabajo saludables: 4 estrategias de diseño para el bienestar

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Espacios trabajo saludables

Espacios de trabajo saludables: 4 estrategias de diseño para el bienestar

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

Imagina que pudiéramos acabar nuestro día en espacios de trabajo saludables y nos sintiéramos mejor que cuando lo empezamos. Te propongo un ejercicio: detente y reflexiona sobre cómo te sientes en este instante. ¿Tienes energía?¿Cuentas con buena iluminación y ventilación? ¿Ves el exterior? ¿Trabajas siempre sentado?

En las últimas décadas se ha hecho mucho énfasis en la importancia del diseño sostenible. Se han desarrollado estrategias para reducir al máximo el uso de energía en los edificios. Pero si analizamos los gastos anuales de los inquilinos observamos que las facturas de energía apenas representan un 1% de ese gasto. Un 10% se destina al alquiler y el resto, un 89%, va destinado a los gastos relacionados con el personal.

Estos datos nos demuestran la importancia de cuidar de las personas dados los beneficios en el bienestar físico, mental y emocional que nos aportan los espacios de trabajo saludables.

En el post de hoy hablaremos sobre cómo diseñar oficinas que beneficien nuestra salud mental. No es un concepto nuevo pero la crisis sanitaria del Covid-19 ha puesto en evidencia su importancia.

Beneficios de los espacios de trabajo saludables

En el post anterior hacíamos referencia a la importancia que tiene contar con un espacio de trabajo saludable. Debido a la crisis sanitaria del Covid-19 nos hemos dado cuenta de cómo a través del diseño de oficinas podemos promover el bienestar holístico de los trabajadores.

Los programas de bienestar en las empresas han existido siempre. Éstos han fomentando la salud limitándose a suscripciones de gimnasios o reduciendo el riesgo de lesiones físicas en la oficina. En algunos casos se han aplicado criterios de sostenibilidad para abordar la salud física. Por ejemplo, se ha eliminado el uso de productos y materiales con químicos nocivos para la salud. Sin embargo, estos programas no abordan la salud física y mental de forma holística. Fallan en abrazar la importancia del desempeño, el compromiso y el bienestar de las personas.

Tradicionalmente la productividad era el objetivo más importante a cumplir en una empresa. Por esa razón se realizaban los diseños de oficinas sin tener en cuenta a las personas que harían uso del espacio. La estrategia de diseño se centraba en los requisitos funcionales, tecnológicos y en los procesos a realizar. Podríamos decir que los espacios de trabajo estaban deshumanizados.

En la actualidad estamos viviendo un cambio. El diseño de oficinas ha evolucionado hacia un enfoque centrado en las personas. Las empresas buscan espacios diseñados para obtener resultados más duraderos, que sus empleados se sientan bien, se combata el absentismo y la enfermedad y que retengan talento.

El objetivo del bienestar no es a corto plazo. Es un beneficio que conduce a la felicidad de los empleados, a que sean saludables y, como consecuencia, que se sientan comprometidos y sean más productivos.

Espacios trabajo saludables

El bienestar de los empleados, un aliado para el retorno de la inversión

La arquitectura tradicional buscaba ofrecer espacios que impulsaran el desempeño de los trabajadores. Sin embargo, las oficinas saludables se centran en las personas poniéndolas en el centro del proceso de diseño. Es decir, su objetivo es mejorar la calidad de vida de los ocupantes.

CBRE, la firma internacional de servicios inmobiliarios, estableció una prueba piloto en sus oficinas de Los Ángeles  incorporando elementos de diseño para el bienestar de sus trabajadores. La inversión inicial fue del 1.73% del coste total de la obra, un coste mínimo para el retorno que han obtenido: una mejora en retención de talento, compromiso y colaboración entre los usuarios.

Diseñar espacios de trabajo saludables que respalden el bienestar de los ocupantes va más allá de proteger su salud física. Es importante establecer criterios de diseño que aborden también la salud mental.

El estrés es uno de los problemas que más afectan a las personas. Una iluminación inadecuada, espacios mal ventilados, sin vistas al exterior, el ruido o las interrupciones son algunos de los factores que contribuyen al estrés.

Son muchos los estudios realizados sobre cómo los espacios de trabajo influyen en nuestro bienestar, felicidad y salud. La firma Gensler ha desarrollado el modelo holístico de bienestar llamado WorkWell. Es un modelo que relaciona los espacios que diseñan y su impacto en las personas que los habitan. Su apuesta certifica que aquellas empresas que cuentan con empleados felices y saludables son el doble de innovadoras.

Espacios trabajo saludables

Cómo convertir tu oficina en un espacio de trabajo saludable

En las siguientes líneas te presentamos una serie de ideas de diseño que te serán muy útiles para que puedas conseguir un de espacio de trabajo saludable.

Los espacios de trabajo saludables a medida del usuario

Las personas nos sentimos cómodas cuando tenemos la posibilidad de personalizar nuestro entorno. Este tipo de control consiste en disponer de espacios, mobiliario y tecnología muy flexibles que nos permitan decidir cómo trabajar sin estar limitados por el espacio o por políticas de empresa. Ofrecer este tipo de espacios de trabajo saludables hará que los usuarios puedan variar el entorno para que se adapte mejor a sus necesidades.

Este tipo de control tiene numerosos beneficios. Empodera a los trabajadores y contribuye a cohesionar equipos de trabajo. Como consecuencia, las personas se sienten más eficientes en la oficina y la satisfacción laboral aumenta.

La naturaleza en los espacios de trabajo saludables

La conexión con la naturaleza beneficia a nuestro físico, a nuestra mente y favorece nuestro bienestar, productividad y relaciones sociales.

Los espacios de trabajo que cuentan con elementos naturales tales como la luz natural o vistas al exterior tienen mayor porcentaje de bienestar entre sus trabajadores.

Introducir elementos de vegetación y utilizar materiales de construcción naturales mejoran la salud mental y la calidad del aire interior. Y, además, se reduce el riesgo de posibles problemas respiratorios.

La luz natural: nuestra gran aliada

Un nivel de iluminación adecuado nos permite realizar las tareas cómodamente sin causarnos fatiga visual o dolor de cabeza. Dependiendo del tipo de actividad a realizar podemos variar la iluminación y crear distintos ambientes: espacios luminosos y amplios o íntimos y acogedores.

La luz natural también tiene una gran influencia en nuestro cuerpo y mente. Ésta influye en los ritmos circadianos y en nuestra actividad hormonal. Por esta razón, un adecuado diseño lumínico contribuye a que podamos mantener un buen nivel de energía en los espacios de trabajo saludables. A la vez, la luz nos ayuda a tener un estado de ánimo óptimo y que la calidad del sueño no se vea afectada al final de la jornada laboral.

El ruido y su relación con el estrés

Las distracciones debidas al continuo ruido de fondo en las oficinas generan estrés y falta de concentración en los ocupantes. A través de un buen diseño acústico podemos aliviar este problema.

Tener en cuenta los siguientes principios acústicos te ayudará a definir límites entre espacios con diferentes requisitos acústicos.

  • Eliminar la distracción por ruido creando espacios de colaboración y otros destinados al trabajo de concentración. Facilitar la distinción entre estos dos y que sean de fácil acceso hará que los usuarios respeten las normas acústicas en cada uno de ellos. Como ejemplo podemos diseñar la cafetería para hacer reuniones de grupo y una zona de mesas en la que se trabaja en modo biblioteca.
  • Aquellas zonas que generan ruido, como por ejemplo las salas de conferencias, deben separarse de aquellas destinadas al trabajo concentrado.
  • Puedes reducir la densidad de ocupación en los espacios para reducir la distracción por ruido.
  • La mejor estrategia es la de contar con personal consciente y considerado del entorno en el que se trabaja. Mantener un nivel acústico adecuado depende en gran medida de las personas. Respetar cada espacio y darle el uso adecuado es la mejor solución para controlar las distracciones y el ruido en una oficina.

Una oficina saludable para un equipo más sano y feliz

El bienestar de las personas no debería quedar en una promesa del departamento de recursos humanos. Un espacio de trabajo saludable debe ir de la mano de una estrategia empresarial comprometida a mejorar la salud y la felicidad de los trabajadores. Y en ese orden de factores la empresa tendrá éxito y se verá beneficiada con un aumento de la productividad de sus empleados.

No cabe duda que es fundamental contar con un entorno de trabajo funcional que nos permita hacer nuestro trabajo. Pero para atraer, retener e inspirar a los mejores talentos debemos invertir en los empleados y hacer que se sientan felices. Al invertir en su entorno y bienestar se obtiene creatividad, innovación y ventaja competitiva. Y, como consecuencia, te conducirán al éxito de tu empresa.

Invertir en el bienestar en la oficina es invertir en motivación y felicidad de las personas.

Tabla de contenidos

Deja un comentario