Arquitectura saludable

La arquitectura saludable o cómo sentirte “Well Your Ways”

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Arquitectura saludable

La arquitectura saludable o cómo sentirte “Well Your Ways”

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

A lo largo de la historia la relación entre la salud y la edificación no ha tenido mucha consideración. Es más, únicamente se ha tenido presente en los requisitos de diseño de la arquitectura saludable.

La mayoría de nosotros pasamos más de un 80% de nuestro tiempo dentro de edificios, en la oficina, en casa, en el colegio… Los espacios interiores tienen una enorme influencia en nuestro desempeño y bienestar.

Seguramente seas consciente de los problemas que conlleva, por ejemplo, la polución, el calentamiento global o de la importancia del ejercicio y mantener una dieta saludable. Pero, ¿y los edificios? ¿Qué papel juega la arquitectura en nuestro bienestar?

En este post, y considerando el contexto actual en el que vivimos, reflexionamos sobre edificios saludables. Nos centraremos en las implicaciones que tienen las condiciones de calidad del ambiente interior en el bienestar.

Bienestar y arquitectura saludable, la asignatura que teníamos pendiente

Años atrás medíamos nuestro estado de salud por la cantidad de veces que íbamos al médico. Muchas prácticas de bienestar eran consideradas como ‘alternativas’ e ineficaces. En realidad, no había evidencia científica para probarlas. Este hecho ha evolucionado recientemente. Los avances científicos como la neurociencia han significado un crecimiento en el conocimiento sobre nuestra salud.

Investigadores de The Harvard T.H. Chan School of Public Health, liderados por Joseph Allen, han definido el bienestar a través de “The 9 foundations of a healthy building”.  Este documento tiene como objetivo comprender el impacto de los edificios saludables en los usuarios. Otras investigaciones recientes han establecido una conciencia más holística del papel de la arquitectura en la salud. Otro ejemplo: el Gobierno del Reino Unido y la New Economics Foundation definieron las “Cinco formas del bienestar” para promover aquellos comportamientos que mejoran el bienestar.

Un edificio saludable o sostenible, ¿cuáles son sus diferencias?

En los últimos años hemos podido observar cómo el diseño sostenible y la arquitectura saludable son tendencia.

Hemos establecido el bienestar como la nueva medida de vida exitosa. Nos preocupan conceptos como la alimentación ecológica y de proximidad, consumir ingredientes de temporada o el mindfulness. Buscamos experiencias que promuevan hábitos saludables y un bienestar físico, mental, social y emocional.

Esta tendencia se debe a tres factores: en primer lugar, al estrés como fenómeno mental, físico y emocional. En segundo lugar, la influencia de la generación millennial que ha hecho del bienestar su estilo de vida. Y en tercer lugar el aumento del interés por bienestar en los espacios de trabajo.

Seguramente te plantees cuáles son las diferencias entre arquitectura sostenible y la edificación saludable. En realidad, son dos conceptos que van de la mano.

Los principios de la sostenibilidad en los edificios han evolucionado hacia un enfoque más holístico contribuyendo a la mejora de la salud y la calidad de vida de las personas.

La arquitectura saludable se puede definir como aquella que no provoca malestar ni enfermedades en los usuarios. Es decir, es aquella que promociona la salud física y mental.

Cuando hablamos de sostenibilidad, podemos hacer referencia a la triple bottom line o cuenta de resultados física, económica y social. En cambio, si analizamos la triple bottom line de la salud y el bienestar estamos hablando de salud, comodidad y felicidad.

Mientras que la construcción sostenible aborda temas como la eficiencia energética y la conservación del agua, la construcción saludable se enfoca en el activo más importante de las empresas: las personas.

Es importante destacar que no tiene sentido hablar de edificios saludables sin que éstos sean construidos de forma respetuosa con el medio ambiente.

Beneficios del diseño de arquitectura saludable

En el post anterior reflexionábamos sobre los espacios de trabajo del futuro. El interés actual en el bienestar, acentuado por la crisis sanitaria del Covid-19, ha llegado también a las oficinas. Esta tendencia crecerá y modificará de forma radical el diseño de los espacios de trabajo.

Cómo y desde dónde trabajamos están actualmente sufriendo una revolución. En consecuencia, las oficinas están siendo replanteadas teniendo en cuenta las necesidades de las personas.

Los beneficios de un espacio saludable son numerosos. Contar con un buen diseño de oficinas centrado en el bienestar hace que mejore el confort y estado de ánimo de sus ocupantes. A su vez, éste influye en la productividad y en la capacidad para resolver problemas. La reducción de enfermedades y ausentismo, una mayor satisfacción y felicidad de los trabajadores son otros beneficios.

A las empresas, contar con este tipo de espacios, les facilita atraer y retener talento y clientes. Les sirve para promover la salud de sus empleados. En consecuencia, todo ello tiene un impacto positivo en su rentabilidad y competitividad.

El diseño interior de una oficina influye en la concentración y la creatividad de los trabajadores. Por lo tanto, es fundamental que dispongan de espacios flexibles y fácilmente configurables para fomentar su eficiencia y motivación. Contar con diferentes settings o zonas donde los empleados pueden socializar, colaborar, concentrarse o relajarse hacen de la oficina un lugar en continuo movimiento y transformación.

Elementos importantes para un espacio saludable

¿Alguna vez has estado reunido en una sala durante horas y padecer dolor de cabeza? Seguramente la ventilación de ese espacio no era la correcta y te ha llevado a sentirte así.

Para evitar este tipo de situaciones te propongo algunos elementos de diseño y mantenimiento que puedes incorporar en el diseño de un espacio saludable para evitar malestar y promover la salud y el bienestar:

 

  • Contar con una buena calidad del aire que se respira en el interior.
  • Disponer de agua potable de calidad para que los usuarios puedan consumirla.
  • Promover la elección de alimentos saludables ofreciendo frutas y verduras.
  • Integrar luz natural y artificial para contribuir al confort, la lucidez y la calidad del sueño.
  • Incorporar espacios o elementos como escaleras para hacer ejercicio y relajarse para promover la vida activa.
  • Poder regular la temperatura térmica de forma que se adapte a las preferencias de cada persona proporcionando el confort térmico a gusto de cada usuario.
  • Una acústica deficiente en un entorno de trabajo puede provocar interrupciones y, a su vez, reducir la productividad. Idealmente, el diseño acústico de una oficina debe estar en consonancia con las actividades de sus usuarios.
  • La elección de materiales de construcción que reducen la exposición a los componentes contaminantes de los materiales.
  • Apoyar la salud emocional y cognitiva mediante estrategias de diseño y tecnología.


¿Cómo medir qué elementos definen la arquitectura saludable?

Desde hace décadas, la construcción sostenible ha hecho avances significativos hacia la transformación de la industria de la construcción.

En la actualidad, estamos dando un paso más. El entorno construido se ha convertido en el vehículo para apoyar la salud y el bienestar humanos. Para los profesionales que nos dedicamos a diseñar arquitectura saludable el WELL Building Standard y Fitwel han significado avances importantes en el sector. Ambas certificaciones combinan las mejores prácticas en diseño y construcción con investigaciones médicas y científicas basadas en la evidencia.

La certificación WELL promociona el diseño, la construcción y gestión de edificios que mejoran la salud, el confort y el estado de ánimo de sus ocupantes. Como consecuencia la arquitectura saludable actúa como medicina preventiva. Entre sus conceptos se promociona que el usuario respire aire puro, se mantenga hidratado, que trabaje en un lugar ergonómico y bien iluminado, que haga ejercicio, se relacione, se relaje y que se alimente adecuadamente.

En Well Your Ways nuestra máxima es ofrecer a nuestros clientes soluciones probadas de salud, sostenibilidad y eficiencia energética. Por ello somos LEED Green Associate, Fitwel Ambassadors y estamos preparándonos para obtener el WELL AP.

Un ejemplo de vanguardia entre los edificios saludables

Tal y como dijo Winston Churchill, “We shape our buildings and afterwards our buildings shape us”.

Para que te inspires en las posibilidades de diseño para lograr edificios saludables, te traigo el ejemplo de 22 Bishopsgate, actualmente en construcción en la ciudad de Londres. Es una torre de oficinas pionera en su tipología. Sus promotores han centrado el diseño en la idea de mejorar la calidad de vida de sus ocupantes. Como resultado, el estudio PLP Architecture ha creado espacios que hacen que la experiencia laboral sea más agradable y efectiva. Entre ellos hay gimnasios, muros de escalada en fachada, un mercado con productos frescos y ¡hasta incluso una zona para el detox digital!

Espero que te sirva de inspiración. ¡Gracias por leernos!

Tabla de contenidos

Deja un comentario